Nadie podría negarlo: la pandemia trajo con ella el estallido a nivel mundial de la programación: una de las disciplinas con mayor demanda de candidatos capacitados. Si bien estamos familiarizados con que cada vez más adultos deciden entrar en el área, ¿por qué también los niños deberían inscribirse en estos cursos?

Hoy enumeraremos 7 razones por las cuales cada vez más niños, niñas y adolescentes deberían aprender a programar. Al final de la nota no cabrá ninguna duda sobre lo necesario que es para ellos, tanto en la actualidad como en su futuro como profesionales. ¡Allá vamos!


1. La programación es el futuro

Para 2025 se esperan 54 millones de búsquedas abiertas para el rubro tecnológico. Actualmente sólo el 8% de los candidatos activos tiene estudios universitarios relacionados a la computación. ¿Qué tanto crecerán estos números para cuando tus niños sean jóvenes en búsqueda de su primer empleo?

Es por esta razón que iniciarlos con pequeños cursos, acordes a su edad y de manera progresiva les será de gran ayuda para poder asimilar conocimientos más profesionalizados y complejos y tener un mayor éxito en su inserción laboral.

2. La programación es un conocimiento útil, no importa la disciplina

Hoy en día, todas las profesiones están siendo transformadas y ninguna va a poder quedarse por fuera del alcance de la tecnología. Es por eso que nuestros niños deben aprender sobre lenguajes de programación y encontrar aquel que mejor se adapte a su profesión elegida y sus procesos requeridos. Por ejemplo, en el área de economía, es muy muy común ver lenguajes como Python y R para tomar decisiones basadas en datos.

3. Programar desarrolla la inteligencia

Aprender programación requiere y desarrolla muchas habilidades: identificar un problema, interpretarlo, resolverlo, crear un proyecto desde cero y optimizarlo. Sin dudas, ser creativo es un plus imprescindible: cada día, la codificación brinda soluciones de manera constante a situaciones nuevas.

Es por ello que los niños van a tener que ser analíticos y creativos a la hora de codear. Esto les ayudará a poder tener un pensamiento más lógico y abocado a comprender los procesos por los cuales lograrán abordar soluciones. Pensar programando no solo sirve en la informática sino también ¡para la vida en general!

4. Programar es colaborar

En este entorno tan creativo no hay respuestas correctas ni guías que nos puedan decir como desarrollar el software. Codeando, los niños buscan consejos en sus compañeros: utilizan foros, comparten proyectos de código abierto e intercambian consejos a través de comentarios. Entre ellos complementan el trabajo de uno y otro y esto fortalece el trabajo en equipo. La colaboración es una de las habilidades blandas más valoradas por las empresas, por lo que fortalecerla a través de la programación es una acción de doble beneficio.

5. Desarrolla y promueve la creatividad

En un universo optimista, a los niños se les debería enseñar cómo pensar, no qué pensar. Sabemos que en la escuela, esto no siempre es así, por lo que la programación se convierte en una gran alternativa que enseña a los niños a trazar múltiples caminos hacia la resolución de un problema dado. Pensando de manera lógica encontrarán más de una manera de llegar hacia el resultado. Lo importante es que logren, creativamente, desenredar aquellos nudos conflictivos que se forman a lo largo de sus proyectos.

6. Comprenden mejor el mundo que los rodea

El conocimiento básico de programación puede cambiar la forma en que nuestros niños interactúan con sus teléfonos o computadoras: ya no son sólo aparatos de entretenimiento, ¡son herramientas! que se actualizan constantemente, incorporan funciones y nuevos sensores año tras año al lanzarse como nuevos productos en el mercado.

Este manejo consciente sobre los dispositivos electrónicos los prepara para el futuro que les espera: un entorno que se transforma día a día y cada vez más rápido.

Saber sobre programación y tecnología los hará estar listos para los cambios que puedan esperarse año tras año.

7. Mejora la resolución de problemas

Cuando los niños codean, toman una problemática y la van desarticulando en piezas más pequeñas. De esta forma, abordan un problema como lo hace un programador experto, guiándose con un pensamiento lógico y secuencial.

Así es como paso a paso desarrollan lo que ellos quieren que suceda: una acción causa-consecuencia, un condicional, dos sucesos mutuamente excluyentes. Si son capaces de imaginarlo, ¡pueden crearlo!

Por todas estas razones, desde Escuelita.dev creemos que la programación es el mejor camino para el desarrollo cognitivo, creativo y social de los niños. A su vez, es una gran preparación para el futuro y las habilidades requeridas en el mundo digital.

Sea cual sea la disciplina en la que se interesen y se formen, tener nociones básicas sobre el pensamiento computacional los dotará de herramientas para ser candidatos destacados en su campo.

Los esperamos en nuestros cursos para aprender aquellas herramientas que los harán no sólo felices hoy, sino grandes creativos en el futuro.

¿Tu niño se interesa por la tecnología? Haz que comience su aprendizaje de programación GRATIS aquí:

Talleres gratuitos de programación para niños
Clases de programación para niños en vivo