Se dice que la programación es “el trabajo más demandado y mejor pago del mundo” y muchos bromean con abandonar su trabajo para ingresar en este mercado. ¡No tomes ninguna decisión apresurada! Detente a leer qué dicen los programadores que hemos entrevistado para conocer la realidad del rubro.

Cada día, más procesos manuales son reemplazados por soluciones automáticas y la carrera entre empresas por conseguir a los mejores candidatos de software se encuentra a máxima velocidad.

Los sueldos y los beneficios ofrecidos se convirtieron en un atractivo anzuelo. Tanto que todos en algún momento nos preguntamos “¿y si abandono mi puesto actual para estudiar esto?”.

Sin embargo, se difundieron muchos rumores sobre lo que es “ser programador”, pero no todo lo que brilla es oro, así que hoy nos preguntamos: ¿qué de todo lo que sabemos sobre ser programador es cierto?

  1. “Para ser programador necesitas saber mucho sobre matemática”

Esto no es verdad. Muchos programadores que nunca se llevaron bien con los números son exitosos en su trabajo. Algunos de los profesionales que entrevistamos nos han dicho “nunca entendí para qué servían los cálculos que hacía en la escuela hasta que estudié programación. Allí todo tenía un motivo de ser, una utilidad”.

Para hacer programación web o Mobile es muy extraño necesitar matemática de alta complejidad. Los contenidos de educación secundaria son más que suficientes. Las ramas en las que puede llegar a ser más necesaria pero no imprescindible son: Inteligencia Artificial, Ciencia de Datos, Robótica y Videojuegos.

Así y todo, no hablamos de un dominio matemático científico, sino de tener sentido común, ser capaz de resolver problemas y pensar lógicamente.

2. “No necesitas un título universitario para trabajar como programador”

Gracias a internet, la información se encuentra democratizada y accesible para todos. Cualquier persona autodidacta puede formarse y trabajar a la par de cualquiera.

Una persona con mínimos conocimientos informáticos puede tener su primer trabajo como Tester o QA. Los requisitos son pocos: saber inglés, saber usar la computadora y conocer lo mínimo sobre software.

Con estas bases, durante el trabajo aprenderán sobre los procesos, tiempos de cada tarea, ejemplos de código y demos. Los Testers prueban las aplicaciones y programas que hacen los programadores. Al trabajar se capacitan a sí mismos constantemente.

Sin embargo, no des por sentado que tomar el atajo por fuera de la universidad te llevará muy lejos al corto plazo. Para trabajar por primera vez como Programador Jr. sin formación académica puedes estar entre uno y dos años trabajando como Tester.

Los graduados de la universidad contarán con la ventaja de tener la preparación para el trabajo con los conocimientos específicos requeridos y no necesitarán pasar por todos los estadios previos para programar como juniors.

3. “Los programadores son seres ermitaños”

Este mito es falso. Históricamente, los programadores eran pocos y por esto se acostumbraba a verlos trabajando solos. Hoy en día, el mercado se ha expandido notablemente y son muchos más. Los programadores son miembros de grandes equipos de trabajo. Interactúan a diario con personal de todas las áreas de la empresa para abordar proyectos con una visión más integral sobre la problemática a solucionar. La cultura laboral está transformándose y se ha convertido en un ambiente más interactivo y diverso que antes.

4. “Ganan mucho dinero”

Este rumor es relativo. Son muchas las variables que inciden en cuánto gana un programador. Si trabaja para una Startup o para una multinacional los rangos serán distintos. A su vez, si es empleado de una empresa de su propio país o si cobra un sueldo internacional también habrá una gran diferencia (en algunos casos, hasta cuatro veces más).

Hay un gran contraste entre trabajar para el medio local en Latinoamérica y trabajar para el extranjero. Por ejemplo, si un Programador Junior a la fecha cobra entre USD 400 a USD 500 en Argentina, en el mismo puesto para Estados Unidos cobra en promedio USD 5.000.

Lo cierto es que la ganancia viene con la experiencia. Tomando como ejemplo Argentina, en una empresa local tipo, un Tester gana aproximadamente 300 dólares americanos. En ascenso, un desarrollador junior gana aproximadamente 400 a 500 USD. De un puesto al siguiente, suele haber una diferencia aproximada de 200 USD. Por último, un Software Architect estaría ganando 1500 USD en Argentina.

5. "Trabajan desde y hacia cualquier lugar"

Este aspecto depende de las políticas de contratación. Si bien las herramientas actuales hacen posible la comunicación instantánea a lo largo y ancho del mundo, los casos se dividen entre empresas multinacionales que contratan candidatos de cualquier lugar del mundo, empresas que piden la relocalización del contratado a la región de la casa matriz y empresas que buscan empleados de la cultura local.

6. “Es un trabajo muy aburrido y monótono”

Este mito es falso. Es muy poco frecuente que un programador haga el mismo trabajo más de una vez, o que haga el mismo trabajo que otra persona haya realizado. Los proyectos suelen ser nuevos, se reinventan y se transforman. Todos los días pueden plantearse nuevos objetivos. Aquellos de menor carga de esfuerzo pueden tomar un par de horas y los de mayor duración pueden extenderse hasta por un par de semanas. Además, retomamos el aspecto de la interacción, ¡nunca puedes aburrirte cuando trabajas en equipo!

7. “Es un trabajo para hombres”

Afortunadamente, esto es falso. No hay ni una sola distinción entre géneros que impidan que una mujer pueda realizar el mismo trabajo que un hombre. Si bien a lo largo de la profesión, la predominancia del género masculino ha sido significativa, las nuevas prácticas de recursos humanos han tomado un giro hacia la conformación de equipos diversos ya que se ha comprobado que la diversidad de enfoques arroja mejores resultados y soluciones ante un mismo desafío.

8. “Un programador puede reparar tu computadora”

¿Tienes problemas con tu computadora, televisor, refrigerador o teléfono? Pídele ayuda a tu amigo programador, ¡él con mucho gusto te compartirá el contacto de su técnico reparador de confianza!

Por favor, no asumas que los desarrolladores saben todo sobre tus electrodomésticos. Software, Hardware, Mecánica y Electrónica son áreas de conocimiento muy diferentes. Es cierto que los más fanáticos de la tecnología se entusiasman en comprender un poco de todo, pero un desarrollador de aplicaciones no solucionará los problemas de tu computadora de la misma manera que no le pedirías al electricista que arregle la gotera de tu baño.

9. "Ser programador es tener trabajo asegurado de por vida"

Esto no es cierto ni en este trabajo ni en ningún otro. Lo único que asegura que una persona se mantenga activa laboralmente es su capacidad de estar siempre actualizada.

Lo que sí es cierto es que la tecnología dará trabajo de por vida. Aprender a dominarla implica una mejor adaptación a los cambios en la forma de trabajar de cualquier rubro.

Incluso dentro de la programación, el rubro puede cambiar hacia la criptomoneda, inteligencia artificial, big data, entre otras alternativas. Es importante no descansar en los estudios previos ya que pueden quedar obsoletos en tan solo dos años. Permanece atento y curioso para que nunca quedes fuera del mercado laboral.

10. “Es muy fácil entrar al mercado como programador”

Es un error asumir que tendrás tu primer trabajo como programador sin experiencia ni educación formal. Este proceso puede durar hasta un año y aunque no es fácil, sí es posible.

Aquí es donde contar con educación universitaria presenta sus ventajas: ser conocedor del mercado, su jerarquía, los procesos y el plan de carrera laboral. Un autodidacta, por el contrario, no tiene contexto ni información para saber dónde y cómo realizar su búsqueda laboral.

Las empresas suelen realizar búsquedas que muy especializadas. Prefieren candidatos que dominen un tipo de lenguaje o con experiencia desarrollada en un área más que aquellos que sepan un poco de todo. No demuestran gran interés en personas que quieren entrar por primera vez al mercado, pero lo que no comprenden es que, sin capacitación de juniors, no existirán seniors.

Son pocas las empresas que ofrecen capacitación para sus ingresantes, y al mismo tiempo, de todos los candidatos que se postulan, sólo muy pocos llegan a la instancia final.

Hay muchos predispuestos para su primer trabajo, de hecho, representan el 80% del mercado de programadores. A pesar de esto, siguen siendo pocas las empresas que ofrecen capacitación.

En conclusión, para todos los principiantes:

  • Lo que suma valor es tener un portfolio de proyectos realizados para poder mostrar.
  • Especializarte en un lenguaje si lo que quieres es trabajar para empresas grandes
  • Ten conocimientos generales si te identificas más con startups, emprendimientos o empresas de menor calibre.